0 Artikel
0,00 €
Finalize

BLOG

CONSECUENCIAS DEL CORONAVIRUS

von admin 25.03.20 0

Consecuencias del coronavirus

 


El parón brusco de las actividades humanas debido a la epidemia del coronavirus, tiene, paradójicamente, grandes e inesperados beneficios para el medioambiente.

 

El descenso de la cantidad de desplazamientos en vehículos a motor, la disminución de la producción industrial y el consumo, se traduce en menos contaminación, aguas más limpias y cielos más claros. 

 

➡En China la contaminación bajó, en España e Italia igual.

➡En Canadá los animales recorren las calles sin ser asesinados.

 

➡En Venecia los canales se han visto poblados de peces nuevamente; se vuelven a escuchar las aves.

 

✔Esto demuestra que la tierra necesitaba un respiro

 

 

 

Desde que el Gobierno anunció el estado de alarma por el COVID-19. El tráfico por carretera ha descendido más de un 60% en las ciudades españolas.

 

Una bajada que ha permitido reducir la contaminación en cuestión de horas.

En aquellas ciudades con altos niveles de contaminación,  tras unos días sin tráfico, la calidad del aire ya es notablemente mejor.

 

También hay que tener en cuenta las condiciones meteorológicas. A principios de semana se registró una borrasca que contribuyó a mejorar la calidad del aire.

 

➡En Madrid, desde que comenzasen las primeras medidas de contención los niveles de NO2 han bajado día tras día.

 

➡También en Barcelona la contaminación ha bajado de forma muy similar.

Este descenso de la contaminación no es una sorpresa.

En China las emisiones de NO2 vivieron una reducción sin precedentes a raíz de las restricciones de tráfico.

El NO2 es un gas tóxico para los humanos que puede causar problemas respiratorios como el asma y que es producido por el combustible de vehículos motorizados, fábricas e instalaciones industriales.

 

Estos registros confirman que el automóvil es el principal contaminante en las ciudades españolas.

La bajada sin precedentes del tráfico por carretera ha permitido reducir la contaminación en cuestión de horas.

 

A menos coches, menos contaminación.

Es absolutamente lógico que se reduzca la contaminación”, explica Xavier Querol, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

“Los domingos hay menos contaminación de media porque hay menos industria y tráfico, y ahora estamos con menos tráfico e industria”.

El pasado mes de febrero, Greenpeace estimó que 4,5 millones de personas fallecían cada año por la contaminación del carbón, el petróleo y el gas en todo el mundo.

 

Las circunstancias excepcionales en las que ha inmerso al mundo la crisis del COVID-19 nos pueden servir también de aprendizaje para reducir las miles de muertes que la mala calidad del aire provoca cada año.

 

 

Por desgracia el alivio muy probablemente será momentáneo.

 

Varios expertos temen lo que pueda ocurrir cuando pase esta crisis y se recupere la actividad.

“Todo lo que se ha dejado de hacer se hará y se acelerará la actividad”, apunta.

 

Y se puede producir un efecto rebote como el que se observó en anteriores crisis.

 

Xavier Querol advierte: “La lucha contra la contaminación es una carrera de fondo y no de sprints”.

 

  • Más carne, más animales, más enfermedades

Se estima que más del 70% de las infecciones emergentes en humanos provienen de animales, particularmente de animales salvajes.

 

Las enfermedades infecciosas de rápida propagación como el actual coronavirus se están volviendo cada vez más comunes.

 


 

Ébola, SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y ahora el coronavirus de Wuhan son todos virus zoonóticos, trasmitidos de animales a humanos.

 

En estos días, casi tres de cada cuatro enfermedades son zoonóticas.

 

Nuestro apetito global por la carne va en aumento, las crías de animales ? se están expandiendo a medida que partes del mundo se enriquecen y desarrollan una dieta con mayor contenido de carne ?.

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras para reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles

Las frutas y verduras son componentes importantes de una dieta saludable.

Un bajo consumo de frutas y verduras está asociado a una mala salud y a un mayor riesgo de enfermedades no transmisibles.

 

Se estima que en 2017 unos 3,9 millones de muertes se debieron a un consumo inadecuado de frutas y verduras.

 

Incorporar las frutas y verduras a la dieta diaria puede reducir el riesgo de algunas enfermedades no transmisibles, como las cardiopatías y determinados tipos de cáncer.

También existen algunos datos que indican que cuando se consumen como parte de una dieta saludable baja en grasas, azúcares y sal (o sodio), las frutas y verduras también pueden contribuir a prevenir el aumento de peso y reducir el riesgo de obesidad, un factor de riesgo independiente de las enfermedades no transmisibles.

Además, las frutas y las verduras son una fuente rica de vitaminas y minerales, fibra alimentaria y todo un cúmulo de sustancias no nutrientes beneficiosas, como fitoesteroles, flavonoides y otros antioxidantes.

El consumo variado de frutas y verduras ayuda a asegurar una ingesta adecuada de muchos de esos nutrientes esenciales.

 

Como parte de una dieta saludable baja en grasas, azúcares y sodio, la OMS recomienda consumir más de 400 gramos de frutas y verduras al día para mejorar la salud general y reducir el riesgo de determinadas enfermedades no transmisibles.

 

 

¿Ya nos dimos cuenta de que nosotros somos el verdadero virus?

ESCRIBIR COMENTARIO

Comparte tu opinión sobre nuestros productos con los demás usuarios dejando tus comentarios.

Al escribir tu opinión, tratar de evitar:

  • - Comentar otros productos que no esteen relacionados
  • - Mencionar precios y detalles de la promoción
  • - Utilizar lenguaje inapropiado
  • - Utilizar lenguaje inapropiado
  • - Divulgar información sobre otras empresas o sitios web
  • - Mencionar detalles de tu vida personal - queremos proteger tu privacidad

Estás opinando sobre CONSECUENCIAS DEL CORONAVIRUS

You must be logged in to post a comment.

oben